miércoles, 17 de septiembre de 2014

Andrés Do Barro - Andrés Do Barro - LP BELTER (1974)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Andrés Do Barro

El cantautor gallego Andrés do Barro nació el día 1 de octubre del año 1947 en la localidad de Pontedeume, en la provincia de A Coruña.

Andrés nació en el seno de una familia vinculada con el Ejército, concretamente con la Armada Española. Sin embargo, gran amante de la música y de su tierra, y persona con una gran sensibilidad, él prefirió dedicarse a la música, escogiendo además hacerlo en su propia lengua.

En el año 1970 lanza su LP “Me llamo Andrés Lapique do Barro”, cuyas canciones en gallego presentó él mismo con estas palabras: “Me llamo Andrés Lapique Do Barro y os presento unas cuantas de mis canciones. Hoy son en gallego porque así las he sentido y porque quiero colaborar con todo interés y cariño a dignificar mi idioma materno, caído durante muchos años en el más cruel menosprecio”.

Si algo caracteriza también a Andrés es que fue uno de los pioneros, en lo que se refiere a la comunidad de Galicia, en cantar en su idioma materno durante la época de la dictadura. No sólo esto, sino que consiguió algo que hasta el momento nadie más ha conseguido aún, y que es colocar un tema en lengua gallega en el puesto número 1 de las listas de ventas del país. Lo consiguió con su canción “Corpiño xeitoso”.

En el año 1971, el cantante saca otro álbum, “¡Pum!”, y en el año 1974 el tercero, “Andrés Do Barro”.

Cabe comentar que Andrés participó en una película en la gran pantalla, “La red de mi canción”, junto a la actriz Concha Velasco. En el film, a pesar de que él fue doblado, cantaba varias canciones, que aparecieron sin doblar y en gallego.

Andrés do Barro nos dejó en plena juventud, ya que falleció el día 22 de diciembre del año 1989 en Madrid, víctima de una grave enfermedad.

El Disco:

Tres años pasaron desde ¡Pum! (RCA, 1971) hasta este “Andrés do Barro” (Belter, 1974). Tres años que no pasaron en balde, ni para Andrés ni para su música, ya que perdió la frescura que lo acompañaba. Muchos lo achacan al cambio de compañía discográfica, otros a una vida cada vez más agitada, pero lo cierto es que todo ello repercutió negativamente en su música.

Se acercó a parajes peligrosos, canciones ligeras carentes de la emoción que transmitían temas como “Teño saudade”, caminando por el lado más salvaje de la vida hacia su conversión en una especie de crooner baladista, más cerca de la música comercial de la época que del pop que le trajo el éxito.

En la contraportada del disco aparece un escrito de Alfonso Eduardo, en el que afirma que a la luz de la cabeza de Andrés había que “darla a luz”. Creo que ahí es donde radica el que este disco se quedase a medias, en una producción no muy coherente con las ideas proyectadas en la mente de Andrés.

“Amor, amor”, por ejemplo, está muy mal producida. La voz de Andrés está demasiado tratada, incluso cuesta reconocerla, y los arreglos suenan demasiado limpios. Todo ello hace que se pierda la inmediatez y sencillez características. “Para eso somos dos” es un vals peruano que eleva algo el nivel, pero el tren sigue sin arrancar del todo.

“A rapaciña chora” comienza con aires de psicodelia, encontrándonos ante uno de los pocos momentos cumbre del disco, pero enseguida vemos que es sólo un destello. A“Si vienes a San Simón” parece que le falte fuelle, los sintetizadores hacen de gaitas y la voz de Andrés vuelve a sonar sin fuerza. Es suficiente escuchar “San Antón” de "Me Llamo Andrés Lapique do Barro" (RCA, 1970), para darse cuenta de lo que hablo.

Cierra el disco “Me estoy volviendo loco”, una de las mejores canciones del disco, aunque se vuelve a tener la sensación de que falta algo, ya que la atmósfera que genera es demasiado tenue.

Este trabajo fue la despedida de Andrés de los escenarios, tras apenas cinco años en ellos, poniendo fin a una carrera corta e intensa de la que siempre nos quedarán sus grandes canciones.

Fuente reseña del El Disco - lafonoteca




Image Hosted by ImageShack.us

martes, 16 de septiembre de 2014

Alberto Bourbon - Un Día Más - Pobre Juan - Single RCA (1970)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Alberto Bourbon

El día de San José de 1944 nace en Madrid José Alberto Bourbon Ruiz. Su padre es un joven diplomático francés casado con una española. Naturalmente, hace sus estudios primarios en el Liceo Francés de la capital de España. En 1959 la familia regresa a Francia, pero ya antes José Alberto había formado parte de algún incipiente conjunto musical.

En Paris, su tío Jean es empresario del espectáculo y representante de numerosos artistas galos. Colocará a Alberto en distintos puestos y participará en la organización de giras de varios cantantes. Ahí le picará el insecto de la música y su veneno lo llevará ya siempre en la sangre. Aquel empleo le durará hasta 1962, año en el que decide dar un giro a su vida y se alista voluntario en el ejército francés, siendo destinado a las fuerzas de ocupación en Alemania.

En 1965 termina sus obligaciones militares y marcha a Londres para hacerse cantante. A principios de 1967 se establecerá, ya para siempre, en Madrid. Plantará su cuartel general en el Whisky Jazz, templo del género. A él le gusta el jazz; sin embargo, es la época de la eclosión de los cantautores y Alberto Bourbon se sube muchos días al escenario para desgranar sus canciones con el único acompañamiento de una guitarra.

Su voz grave y la calidad sus composiciones no van a pasar desapercibidas. Pronto echará a rodar su primer sencillo: “El Metro” (CEM, 1968). Una auténtica crónica cargada de imágenes de un viaje en el tubo madrileño. La canción y el nombre de su cantautor se escuchan en las emisoras y los habituales músicos del garito de jazz acunarán el debut del neófito. Aún más se escuchará “La Niña de mi Barrio / Un Domingo en mis Calles” (CEM, 1968) que entrará en las listas de ventas. Su voz se compara a la de otro cantautor principiante, Patxi Andión, con el que guarda bastantes similitudes.

El reconocimiento que rápidamente han obtenido sus dos discos, hace que la RCA se fije en él y lo incorpore a su compañía. Con esta marca grabará tres singles en 1970, que venderán menos que los anteriores. El más destacable de ellos es con mucho: “En un Mechón de la Noche / Robaré Besos y Flores” (RCA, 1970), dos de sus mejores canciones de siempre.

Será en RCA donde firmará sus discos con su verdadero nombre de Alberto Bourbon, pues sus dos sencillos editados en CEM aparecerán firmados como Burbón y Alberto Burbon respectivamente.

En 1971 sufrirá un gravísimo accidente de tráfico que casi le cuesta la vida y que le mantuvo tres años alejado de estudios y escenarios. Es una época en que se dedica sobre todo a componer. En este aspecto, las cosas le ruedan de maravilla. Durante la primera mitad de los 70, escribirá canciones para Massiel, Mocedades, Isabel Patton y Rocío Jurado, por citar solo nombres españoles.

Pero el Alberto Bourbon compositor no quiere que desaparezca el cantante y regresará con un LP: “Años de Amor” (RCA, 1974). En este disco brillará “Antes de Ti no Hubo Antes” (RCA, 1974), su grabación más conocida y una de las mejores baladas de la década de los 70. Esta canción devolverá al cantante a las listas de ventas y a las pantallas de la televisión.

El efecto “Antes de ti no hubo antes” guardó la paradoja de un aumento del prestigio de Alberto Bourbon como autor, pero no como cantante. Al año siguiente grabaría un nuevo long play: “Estoy Aquí” (RCA, 1975) con el que pondrá fin a su carrera de cantante. A partir de ahí seguiría componiendo y se convertiría durante años en el productor de Rocío Jurado, que bajo su dirección lograría buena parte de sus mayores triunfos discográficos.

A partir de los 90, la figura de Alberto Bourbon se diluye en el humo de los cigarrillos y pasea su figura bohemia por la noche madrileña, casi siempre ligado a sus queridos ambientes jazzísticos. Fallecerá en Madrid en 2001, víctima de un ataque cardíaco. Solo el empeño de Rama Lama, que publicará su “Todas sus Grabaciones” (Rama Lama, 2003), mantendrá el recuerdo de uno de los más destacados cantautores españoles.

Sus canciones, imbuidas de Brel, son ante todo poesía. Unas letras costumbristas le convierten en el cronista de los 70, alejado de la mordacidad y los lugares comunes con los oídos siempre atentos y los ojos cargados de benevolencia hacia la realidad que le rodea.

El Disco:

Otra vez la sombra de Jacques Brel en sus tiempos rápidos planea e inunda “Un día más” . Otra letra memorable de Bourbon, esta vez con una música dinámica. La vida es dura y siempre lo fue sería el corolario de esta canción: “Un día más que hay que quemar sin llorar, un día más que olvidar·.

Retórica, enfática, esdrújula y tremendamente francesa es la historia del organillero fallecido “Pobre Juan”, un tema con un brutal cambio de ritmo en el que Alberto se desgarra tal vez en exceso.

Fuente: lafonoteca.net




Image Hosted by ImageShack.us

Raphael - Cuando Tu No Estás - LP Hispavox (1966)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Rhapael

En 1962, Raphael se alzo con el triunfo en el Festival De Benidorm; pero este galardón lo logro después de su aprendizaje en centros nocturnos, donde adquirió la suficiente experiencia para una carrera que ya llega a mas de cuarenta años.

Según declaraciones del cantante, que nació en Linares, una pequeña ciudad del sur de España el 5 de mayo de 1943, estará en el negocio del canto por mucho tiempo más y muestra de eso es que cuando realiza sus presentaciones en Madrid o en otra ciudad del mundo, el público lo recibe como en sus mejores momentos, aunque ya no son sus mejores momentos, porque definitivamente ya no es el mismo que una vez vimos cantando “Yo Soy Aquel”, pues aunque su experiencia es mucho mayor, su voz no es igual y suena a cansada.

La voz de Raphael siempre fue el centro de su personalidad, pues va de tenor a barítono dentro de la canción popular y moderna y fue bien recibido en su país porque en una época que la mayoría de los cantantes eran imitaciones de los ingleses o norteamericanos, el creo un personaje basado en su raíz flamenca y con tonalidades de los cantantes franceses, donde la expresión del cuerpo forma parte de la música.

Esa independencia de lo extranjero hizo que fuese respetado desde su primera aparición. Definitivamente Raphael es Raphael y no hay otro igual.

A la edad de tres años se integro en el coro de niños de cuatro años de su escuela y a los nueve recibió el reconocimiento de la mejor voz de un niño en Europa en el Festival de Salzburgo, Austria.

Como profesional comenzó con la casa Philips y sus primeros trabajos fueron “Te Voy A Contar Mi Vida” y “A Pesar De Todo”.

Después del triunfo en el Festival de Benidorm en 1962 con su tema “Llevan” su carrera fue ascendente; pero ha tenido dos etapas, una del 1962 hasta 1966 y la otra de 1966 hasta 1968.

Otros trabajos de sus inicios y con la casa Hispavox, fueron “Inmensidad” y “Tu Conciencia”.

Su primera etapa, donde la unión musical con el compositor Manuel Alejandro, le dio ventas increíbles con temas que lo fueron consagrando con esas letras amorosas de sus inicios.

Entonces aparece “El Tamborilero”, un tema grabado en época de navidad, lo que definitivamente le da un giro de 180 grados a su carrera y su aparición en el Festival De Eurovisión en 1966 con “Yo Soy Aquel”, logrando un sexto lugar para España, algo realmente buscado desde los inicios; pero que parecía imposible y al siguiente año repite en el festival con “Hablemos Del Amor” y otra vez ocupa el sexto puesto, en esta oportunidad la triunfadora fue Sandie Shaw con “Marionetas en la cuerda”.
Después de su aparición del 1967 se convierte en el rey indiscutido de España y finalmente con “Digan Lo Que Digan”, comienza una carrera totalmente ascendente e imparable y pasa definitivamente a ser conocido en el resto de los países.

De esta etapa son “Cuando Tu No Estas”, “Mi Gran Noche”, “Tema De Amor”, “Desde Aquel Día” y “Estuve Enamorado” están entre las de mayor éxito.
Para esta fecha comienza a realizar películas, cruza el Atlántico y como nadie antes sabe explotar los club de fans.

Entre sus películas están “Cuando Tu No Estas” en 1966, “Al Ponerse El Sol”, en 1967, “Digan Lo Que Digan” durante 1968, “El Golfo” y “El Ángel” en 1969, durante 1970 “Sin Un Adiós” y “Volveré A Nacer” en 1972.

Después de tocar el cielo tantas veces, en 1969, comienza la comercialización de su trayectoria y aquí aparecen discos con canciones del acervo latinoamericano, tal vez tratando de extender su fama por ese continente, cosa que no necesitaba, pues esto ya lo había logrado con temas espectaculares.

De aquí en adelante el intérprete pierde su genio, su figura y su estrella dan paso a que muchos cantantes se le acerquen competitivamente; pero hay que reconocer que con el paso del tiempo no solo él ha perdido calidad.

Definitivamente los ochenta no son los sesenta, aunque en los ochenta con trabajos como “Que Tal Te Va Sin Mi”, “Como Yo Te Amo”, “Estar Enamorado” y “En Carne Viva”, tuvo un gran resurgir con disco de uranio recibido en 1981.
Otro momento importante de su carrera fue en 1970 al aparecer en show de Ed Sullivan y cantar en español, ingles e italiano.

En 1975 comienza con gran éxito su propio programa y lo hace presentando artistas de talla internacional.

Miguel Rafael Martos Sánchez, ese hombre que conocemos como Raphael, logro realizar una carrera que incluye el cine, nos ha dejado muestras de calidad vocal pocas veces escuchadas y su presencia en el escenario es indiscutiblemente mucho mas que excelente.

Durante 1984, su disco con trabajos de Jose Luis Perales le proporcionaron cierto impulso a una carera que estaba estancada, mas tarde incluye temas de Roberto Livi y comenzando los noventa logra un hit internacional con “Escandalo” de Willy Chirino reviviendo una vez mas su popularidad dormida.

En el 2000 se presenta en el teatro con la obra “Dr. Jekyll Y Mr. Hyde”, lo que según él era su materia pendiente y logra superarla al estar siete meses en cartelera en Madrid, mas algunas semanas mas en Barcelona y Valencia.

Durante el 2003 ingresa al quirófano para un trasplante de hígado, problema que venía presentando desde 1985.
Durante el 2008 publica “Raphael, 50 Años Despues”, donde aparece interpretando dúos con artistas como Miguel Bose, Alaska, Ana Belén, Paul Anka y otros mas, trabajo que finaliza en el 2009 con otros dúos, sumando un total de veinte.
Sus 350 discos de oro, 50 de platino y el disco de uranio por las ventas en 1982 del disco “Raphael: Ayer, Hoy Y Siempre”, un trabajo doble con sus mayores éxitos del que se vendieron 50 millones de copias, creándose esta categoría en la que está en idioma español solamente él.

Sus sesenta discos de larga duración en español y otros en italiano, francés, alemán, ingles y japonés avalan una carrera increíblemente extensa y fructífera.

El Disco:

En los últimos días del 65 se edita el LP llamado a ser seguramente el más vendido de 1966. Un soberbio álbum que contiene varias de los mejores y más valoradas canciones que el cantante realizó en toda su vida.

Dos números uno posteriores para dos de las mejores baladas de nuestra música: “Cuando tú no estás”, que daría título a la primera película como protagonista de Raphael y “Yo soy aquel”, que cuatro meses después cantaría en Eurovisión. Suponiendo su espaldarazo internacional. Dos títulos firmados por Manuel Alejandro que el propio cantante denomina “joyas de la corona” y ha mantenido en repertorio hasta nuestros días.

Pero no acaba la cosa ahí. Lección de dramatismo raphaelista en “No vuelvas”; y una tierna pieza cargada de dicción suave justo para el oído de sus muchas fans: “Desde aquel día”. Ambos temas vienen también firmados por un Alejandro en evidente estado de gracia santificante. Menos conocida, también del mismo autor, es “Mi regalo”. Destinada a la citada película “Cuando Tú No Estás” (1966) de Mario Camus. En directo, el cantante sacaba una muñequita del bolsillo a quien cantaba la canción y luego la regalaba a alguna chica del pública, logrando un revuelo de grandes proporciones en la sala.




Image Hosted by ImageShack.us

lunes, 15 de septiembre de 2014

Roberto Carlos - Canta En Español - Single CBS (1970)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Roberto Carlos

Roberto Carlos canta en español su gran éxito internacional "120... 150... 200 Km Por Hora" Single CBS 1970.

En los primeros años 70, Roberto Carlos se convirtió en el artista brasileño que superó el récord de discos vendidos, cargo que mantendría durante muchos años consecutivos. Sus discos se superaban la venta de más de 1.000.000 de copias.




Image Hosted by ImageShack.us

Dúo Dinámico - Dúo Dinámico - LP "La Voz De Su Amo" (1965)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar

INFO:

El Dúo Dinámico era por encima de todos una máquina de vender discos de 45 rpm, pero su éxito llevó a La Voz de su Amo a publicar varios LP que se vendieron menos y que ahora valen un pastón en el mercado de segunda mano. Uno de aquellos discos salió al mercado en 1965 al rebufo del gran triunfo que supuso la canción “Esos ojitos negros”. Como casi todos los long play de esa época es un semirecopilatorio; es decir un disco que incluía una mayoría de temas previamente publicados en formato EP, complementados con algún tema inédito, normalmente desechado en sesiones de grabación.

Concretamente en este disco se incluyen ocho canciones que aparecían en la película “Escala en Tenerife” (Leon Klimovsky, 1964) y los dos temas del sencillo: “Esos Ojitos Negros / Tú Serás la Primera” (La Voz de su Amo, 1965). Las cuatro canciones más populares de las aquí incluidas son las dos citadas del single, “Yo busco una muchacha como tú” y la versión del archifamoso pasodoble “Islas Canarias”, del que se marcan una versión cuando menos, peculiar.

Del resto, podemos entresacar canciones hoy absolutamente olvidadas, el rítmico número pop “Fuego en mi corazón”, uno de los temas románticos y grandilocuentes escritos por la pareja para Bruno Lomas titulado “El mensaje” o la descacharrante “11.000 bikinis” en la que Manolo y Ramón se muestran dispuestos a acometer la ingente tarea de inspeccionar once mil bikinis en busca de una determinada muchacha. Un curioso tema en la que los dinámicos aúllan en pleno celo estival.

Mediados de los 60 supuso para el dúo unos años de un cierto declive como intérpretes, pero también un momento dulce como compositores capaces de afrontar cualquier palo musical.

Agradecemos a ese gran coleccionista que es Lomas que nos haya proporcionado este valioso disco.

Fuente: Julián Molero - Lafonoteca




Image Hosted by ImageShack.us

domingo, 14 de septiembre de 2014

VA Voces Famosas Vol. 6 - LP Polydor (1975)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar

INFO:

Álbum recopilatorio repleto como su nombre bien dice de "Voces Famosas" y buenas canciones, que a mas de uno le traerá muy gratos recuerdo. Este LP está repleto de grandes intérpretes tales como Nino Bravo, Daniel Velázquez, Noel Soto, Danny Daniel, Los Puntos. Este es un álbum de colección y por lo tanto muy recomendable. Así que disfruten de este LP especial de Voces Famosas y buenas canciones.



Image Hosted by ImageShack.us

sábado, 13 de septiembre de 2014

VA CBS 2 - Nuestros Éxitos Del Año - LP CBS (1972)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


INFO:

Este disco data de 1972 y es el segundo de una serie de 18 (con la excepción del Nº9 que no se editó) en los que C.B.S recopilaba sus éxitos del año.

Magnifica colección de CBS que publicó temas que no siempre se puede recuperar.




Image Hosted by ImageShack.us

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Nino Bravo - Te Quiero,Te Quiero - LP Polydor (1970)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Nino Bravo

En 1944 Luis Manuel Ferri nace en el pueblo valenciano de Aielo de Malferit, aunque pronto se trasladará con su familia a Valencia. Allí estudiará bachiller elemental y en 1960 se colocará de aprendiz de joyero. Por esas fechas va a conocer a Vicente López, un alevín de músico que le escucha cantar y le introduce en el ambiente musical de su ciudad. Funda con dos amigos el trío Los Hispánicos con los que debutará en 1961 en un concierto organizado en la sociedad coral El Micalet. Comienzan a actuar en distintas localidades de la región y llegan a finalistas de un programa radiofónico nacional Fiesta en España. A finales de 1963 deciden separarse.

Luis Manuel es requerido poco después para ocupar la plaza de vocalista en Los Superson, en el que milita como bajista su amigo Vicente y donde pronto conocerá a los hermanos Pepe y Vicente Juesas. Luis Manuel siempre fue un hombre de lealtades y precisamente buena parte de aquellos Superson serán en el futuro su banda de acompañamiento.

Cuando el grupo empieza a hacerse un nombre a nivel local, el ejército reclama a Luis Manuel que se ve trasladado durante año y medio a Cartagena. Piensa tirar la toalla y olvidarse de la música. Sin embargo, entre tanto, Vicente López ha contactado con un locutor y manager valenciano, contándole maravillas del cantante de su grupo. Se sacude por fin el caqui en 1968 y se presenta en un certamen para noveles en Vall d'Uxo, impresionando al jurado y convenciendo a su reticente manager, Miguel Siurán. Éste va a rebautizar al cantante como Nino Bravo, nombre que usará a partir de entonces.

Mánager y artista viajan a Madrid, donde tras ser rechazado por RCA, es fichado por el sello Polydor, dependiente de Fonogram. Tras ensayar con Los Superson durante aquel invierno, el 16 de marzo de 1969 alquilan el Teatro Principal de Valencia para hacer una presentación a bombo y platillo con la asistencia de un público no excesivamente numeroso, pero que sale maravillado de la voz de aquel nuevo cantante. Aquello casi lleva a todos a la ruina, pero Nino ya está en marcha. Casi simultáneamente sale a la venta su primer single con dos temas del compositor Manuel Alejandro, artífice de muchos éxitos de Raphael. El resultado es descorazonador. Vende en todo el país alrededor de seiscientos ejemplares.

Antes de acabar el año, editará un nuevo disco con canciones de la pareja Herrero y Armenteros, procedentes de Los Relámpagos, que tampoco da en la diana. Participa en el Festival de la Canción Mediterránea, donde es eliminado en primera ronda y edita un tercer sencillo que funciona ligeramente mejor con “Voy buscando” como canción principal.

En 1970 participa en el Festival de Atenas, logrando el cuarto puesto y es preseleccionado para Eurovisión, puesto que finalmente recaerá en Julio Iglesias. A mediados de 1970, se empeña en grabar una canción de Augusto Algueró: “Te quiero, te quiero”, que antes había sido grabada por Lola Flores,pero que nunca había llegado a ser editada. El disco sale en junio de 1970 y en principio no es excesivamente valorado, pero poco a poco va siendo demandado hasta convertirse en un éxito. Las dos últimas semanas de 1970 y las siete primeras de 1971 encabeza las listas nacionales de ventas. Buena parte de culpa de este triunfo lo tiene el programa Pasaporte a Dublín, en el que varios cantantes compiten por un puesto en Eurovisión. El triunfo oficial fue para Karina, pero el gran vencedor del evento fue sin duda Nino Bravo, que salió de aquellas semanas de programa convertido en uno de los grandes de la música española.

A partir de ahí, los acontecimientos se disparan y Nino Bravo arrasa en América y España. Temas como “Noelia”, dos semanas en 1971, o “Un beso y una flor”, cinco semanas en 1972, vuelven a ocupar el nº 1 absoluto de ventas y lo convierten en el principal cantante español del momento. Participaciones exitosas en festivales como Montreux, el Festival del Atlántico en Santa Cruz de Tenerife y un controvertido segundo puesto en el Festival Internacional de Río de Janeiro con trampa palmaria del jurado norteamericano incluida, lo encumbran. Nino Bravo representa la voz española por excelencia, romántico y fuerte, dulce y duro a un tiempo, con un directo en el que no escatima esfuerzos. Esas características, junto a la humildad y discreción que destila en las entrevistas, hacen de él una figura equiparable a las de Tom Jones o Engelbert Humperdinck en Gran Bretaña.

En 1971 se casa con María Amparo Martínez en una boda en secreto para eludir a la prensa que continuamente le sigue los pasos. Todo lo que toca se convierte en oro. Además de sus singles, edita varios LP con excepcionales ventas para un artista español, entre los que destaca “Mi Tierra” (Polydor, 1972). Precisamente en este LP se incluye “Libre”, que con el tiempo se convertirá en su canción más emblemática y que llegó a estar prohibida en algún país sudamericano.

Se le instó en varias ocasiones para que se estableciese en Madrid, pero él siempre quiso seguir viviendo en su Valencia, en la que a finales de 1972 monta la sala Julio Verne, destinada a dar oportunidad a jóvenes valores de su tierra. Precisamente, en un viaje a Madrid, junto a su amigo y guitarrista José Juesas, y los dos componentes de un dúo valenciano al que producía, el BMW conducido por el propio Nino se sale de la carretera y da varias vueltas de campana cerca de Tarancón. El cantante fallece horas después. Era el 16 de abril de 1973 y Nino Bravo aún no había cumplido los veintinueve años. A su entierro acuden más de diez mil personas que colapsan durante horas las calles de Valencia. Se publica su LP póstumo “...Y Vol. 5” (Polydor, 1973). En ese disco que él grabó solo unas semanas antes de su muerte, se incluye “América, América”, que ocupará cinco semanas el primer puesto de ventas.

En septiembre de ese mismi año, la Plaza de Toros de Valencia acoge un macrofestival en el que su paisano Bruno Lomas, Fórmula V, Manolo Escobar, Julio Iglesias, Los Puntos y todas las primeras figuras del momento le rinden un homenaje. El 27 de noviembre de 1973 nace su hija Eva María.

Se han sucedido desde esa fecha ediciones, remasterizaciones, forzados e imposibles duetos. Se han vuelto a publicar todos sus singles y long plays. La fama de Nino Bravo es tal que casi cuarenta años después de su muerte sigue siendo uno de los cantantes españoles que más venden dentro y fuera de este país. La discografía que se adjunta recoge sus discos originales y alguna recopilación, pero basta darse una vuelta por cualquier sección de discos para descubrir nuevas recopilaciones que cada año ven la luz, esa luz que a él se le apagó tan pronto.

EL Disco:

Este disco aparece en julio de 1970 bajo el título de “Nino Bravo” en una tirada bastante reducida. Pero el monumental éxito de “Te Quiero, te Quiero / Esa Será mi Casa” (Polydor, 1970) hace que sea reeditado a finales de ese mismo año con este nuevo título. Siguiendo la costumbre habitual de la época, este LP no puede considerarse como una obra en sí misma, ya que se limita a colocar en él los ocho temas hasta entonces editados en formato single más cuatro canciones que en su momento habían sido descartadas de las grabaciones de dichos sencillos. La foto nos presenta al cantante en plena acción acompañado de Los Supersons, su grupo de siempre, amigos antes que músicos y que tuvieron bastante importancia en su triunfo.

A este LP la crítica le sacudió de lo lindo y ya que no podían meterse con la voz del cantante, se metían sin misericordia con su repertorio, acusándolo de cancioncillas anticuadas tipo festival de Benidorm y totalmente alejadas de la moda, vaticinando, de paso, que por culpa de esa circunstancia que se repetía disco tras disco, Nino Bravo nunca llegaría a nada. Meses después, esos mismos críticos aplaudirían unánimemente la entrega del disco de oro al single “Te Quiero, te Quiero / Esa Será mi Casa”.

Fuente: Julián Molero - lafonoteca.net




Image Hosted by ImageShack.us

martes, 9 de septiembre de 2014

Los Rockeros (1965-1968)


Los Rockeros nacieron en los años 60, cuando Bruno Lomas, después de sus conflictos con el resto de miembros de Los Top Son, salió de este grupo y se unió a los Diápasons. Así nació un nuevo conjunto conocido como "Las Estrellas de Fuego". Junto a Bruno se encontraban Joaquín Villanueva "Cuco", guitarra solista; Pascual Cortés "Pipo", guitarra rítmica y voz; Vicente Buj "Sento", bajo; y Luis Segarra "Lucho", batería. Puro rock and roll en su repertorio.


Poco después de juntarse, y durante un viaje a París en el que actuaron en tugurios poco recomendables, tuvieron la suerte de conocer a Bruno Coquatrix, dueño del mítico Olympia. Fue Coquatrix quien les produjo su primer single a finales de 1963, y quien les convenció para que se cambiaran el nombre. Así, Las Estrellas de Fuego se convirtieron en Los Rockeros. El disco producido contenía "Sé, sé nena" y "Perfidia".


Pese al éxito que tuvieron en París, no pudieron competir con otros grupos nacidos en la capital francesa y volvieron a Valencia en 1964, donde se les incorporó un nuevo batería, Galileo Marco, comenzando así una nueva etapa para el grupo, en la que Bruno iba convirtiéndose en la estrella de Los Rockeros. Poco a poco, fue desentendiéndose del grupo y en 1966 empezó a volar en solitario. Si bien, aun colaboraría con su viejo grupo, ya que Los Rockeros acompañaron en muchas ocasiones a Bruno en sus actuaciones.


Pero Los Rockeros no desaparecieron tras la marcha de Bruno Lomas. Al contrario, aunaron esfuerzos para continuar en el mundillo del rock español. Lanzaron un par más de EPs, cuarto y quinto respectivamente, y lograron un gran éxito con una de las canciones de este último: "El teléfono" un tema muy pegadizo y socarrón. En 1968 se despidieron del mundo musical con su último EP, "Viejos caminos".



LOS ROCKEROS 1965-1968







lunes, 8 de septiembre de 2014

Los Catinos - Grandes Éxitos De Los Catinos (1998)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Los Catinos:

Nos encontramos con uno de los conjuntos pioneros en Barcelona. Eran músicos de Conservatorio y ya en 1961 viajan a Madrid junto a Los Pájaros Locos y el Golden Quarter para participar en un festival organizado por el S.E.U. (Sindicato Español Universitario), organización de afiliación forzosa para los universitarios de la época. Actúan junto a los tres conjuntos madrileños más conocidos -y casi los únicos-, Los Pekenikes, Los Estudiantes y Los Blue Boys. Por entonces se hacen llamar Los Ticanos.

En 1962 alteran el orden de las sílabas de su nombre y pasan a denominarse Los Catinos. Por entonces son Manolo Vehí (cantante), José Antonio Muñoz (bajo), Jordi Casas (piano y órgano), Marcelo Pinilla (guitarra solista), Fernando Luna (batería) -que antes había estado en Los Blue Stars- más un sexto componente no identificado que se ocupaba de la guitarra rítmica y que solo participaría en la grabación del primer EP: “Sag Warum / Naciste Para Mí / Todos los Chicos y Chicas / Se Oculta el Sol” (Vergara, 1963). Un disco que funciona aceptablemente y que permite al grupo afianzarse entre la mucha competencia que empezaba a haber en su ciudad.

En una entrevista que apareció en el número de abril de 1964 en la revista Fonorama, ellos mismos definen su estilo: “Somos un conjunto distinto a todos, más melódico, menos hecho para festivales, pero el público nos respeta”. Por ese tiempo, participan en una muestra de conjuntos catalanes celebrada en el Palacio de los Deportes de Barcelona junto a Los Mustang, Los Sirex, Conjunto Mangas Verdes, Los Telstar, Los Gatos Negros y Los Blue Stars. En dicha entrevista señalan estar muy contentos de su tercer EP: “Ciudad Solitaria / Cae la Nieve / Siempre a Tu Lado / El Primer Beso” (Vergara, 1964).

Su repertorio se basó durante casi toda su carrera en versiones castellanas de temas italianos y franceses. Con el tiempo derivaron hacia la música inglesa, pero siempre pisando el terreno de la música ligera y las baladas. Una música sin estridencias para una presencia más que conservadora. Siempre encorbatados y enfundados en trajes clásicos. En su primera época llevaban un escudo bordado sobre el bolsillo superior de la chaqueta. Su aspecto se acercaba más a un veterano equipo de esgrima o equitación que a un grupo pop. La imagen más recordada del grupo es la de su orondo vocalista. Sus rivales directos eran Los Mustang con los que compartían su sed versioneadora. En bastantes ocasiones grabaron las mismas canciones. Aunque Los Catinos grabaron una buena cantidad de discos y mantuvieron su carrera durante toda una década, nunca lograron las ventas de las huestes de Santi Carulla.

El quinteto se mantuvo sin excesivos cambios a lo largo de los años, con la excepción del teclista Manuel de los Ojos, que sustituyó a Jordi. También hubo cambio de discográfica y en 1967 recalaron en Belter, un sello más cercano a sus características y repertorio poco dado a modernidades. Al año siguiente, vivirían su mejor momento de ventas con apariciones en televisión y con tres EP sucesivos que mantendrían un tirón comercial importante.

Fueron siempre un grupo de segunda fila que no llegaron a pisar los puestos punteros del hit parade, pero que mantuvieron unas ventas fijas aceptables en casi todos sus discos. Entre los más destacados en cuanto a popularidad podemos señalar. “L’Inmensita / Cuore Matto / Dove Credi di Andaré / Gi” (Belter, 1967) y “La Balada de Bonnie and Clyde / Canción Para Ti / La Tramontana / Deborah” (Belter, 1968).

Su popularidad decreció a partir de 1970 y aún estiraron su actividad discográfica hasta 1973. En la década de los 90 se apuntarían a la fiebre revival que sacudió todo el país y muy especialmente Barcelona. Volvieron a reunirse para grabar el CD: “Canciones Románticas” (Divucsa, 1991). Todavía hoy, medio siglo después de sus primeras apariciones, actúan casi todas las semanas en la sala Tango de su ciudad donde desgranan esas canciones románticas de toda la vida para parejas de baile muy unidas.

El Disco:

Existen tres recopilatorios de la obra de Los Catinos. Ambos tienen contenidos similares. Se trata de recoger el espíritu romántico del grupo, cosa que éste consigue plenamente. En él se incluyen veinte canciones bien escogidas del amplio repertorio de este conjunto. Cuenta además con la ventaja de incluir tanto temas grabados para Vergara como para Belter, que marcan las dos partes de su carrera.

Fuente: Julián Molero - lafonoteca.net




Image Hosted by ImageShack.us

sábado, 6 de septiembre de 2014

¡Qué Noche la de Aquel Año! Vol. I – Miguel Ríos LP Polygram (1987)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


INFO:

¡Qué Noche la de Aquel Año! fue un programa ideado y dirigido por Miguel Ríos en el que se repasaba la historia del pop/rock nacional desde sus inicios hasta aquel mismo año, a través de diversas actuaciones musicales de los diveros artistas y grupos invitados, a las que en ocasiones se sumaba el propio Miguel. También, dado el caso, hacía versiones de otros artistas españoles que no pudieron aparecer -como ocurre aquí con "El pasaporte" de Los Brincos- o simplemente versiones en castellano de éxitos internacionales. En algún momento puntual no interviene Miguel, como es en "Dile (tell him)", de Lesley Gore, interpretada por múltiples artistas en castellano -aunque esta versión remite claramente a la de Karina- y aquí a cargo del coro que le acompañaba en el programa, Las Chicas del Año. Igual ocurre en la instrumental "El tiempo vuela (time is tight)", original de Booker T. & The MG's, por razones aún más obvias. El programa se emitió durante aproximadamente medio año y tuvo un gran éxito, aun contando con que en aquel entonces la oferta televisiva se limitaba a dos canales. Por ello se edittaron dos dobles discos, producidos por Luis Fernández Soria, igualmente exitosos.

Este primero repasa la forja y auge del pop/rock en español, desde la popular "Popotitos" popularizada por el grupo mexicano Los Teen Tops -y que fue precisamente uno de los primeros éxitos del joven Miguel Ríos- cantada a dúo con el cantante de la banda, Enrique Guzmán, hasta la versión del "You really got me" de The Kinks a cargo de Los Salvajes. Según recuerda el propio Miguel, el programa fue una locura, pues las interpretaciones eran en directo y con tanta gente distinta apenas había tiempo para ensayar. Sin embargo el resultado final es la mar de interesante, sobre todo a la hora de evaluar los dos volúmenes. Y el interés reside precisamente en Miguel, que sin ningún problema se marca un rock and roll con Los Sirex que un baladón con la "Melodía encadenada (Unchained melody)" de The Righteous Brothers. Además, teniendo en cuenta que la grabación no fue en bloque sino escalonada y que, como se ha mencionado, se saltaba de un estilo a otro cual gamba en arrozal, el conjunto es bastante sólido, técnicamente correcto, pero dado que su interés reside en la parte vocal y en la rememoración, el resultado es excelente.

Fuente: Andrés Arevalo - laFonoteca.




Image Hosted by ImageShack.us
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...