domingo, 17 de octubre de 2010

Recuerdos Y Rarezas Del Pop Español (1958-1983)


La música pop española es un terreno inexplorado, en el que existen muchas gemas por descubrir, enterradas en el transcurrir de los años y ocultas por los cambios de las modas.

En países con mas raigambre pop que el nuestro, existen discográficas empeñadas en servir esas joyas pulidas y engarzadas en estupendos estuches de lujo, con libretos, datos e información exhaustiva del artista en cuestión... léase Rhino, Bear Family, Razor & Tie y tantas otras...

La labor de esta recopilación, es, sobre todo, hacer llegar al lector/oyente, un breve recorrido por la historia de la música pop española a través de 45 pequeñas dosis -45, como las revoluciones de los añorados discos singles-, 45 retazos de historia musical que puedan abrir el apetito a mas de uno para sumergirse en el banquete de descubrir tantas canciones, tantos artistas, tanta música...


UN RECORRIDO DE MAS DE TREINTA AÑOS...

Tendríamos que retroceder a finales de los años cincuenta para encontrarnos cómo los cantantes melódicos y las intérpretes de copla iban a encontrarse enfrente con el surgir de la música pop. A medio camino entre los unos y los otros, José Luis Martínez y su guitarra se hicieron populares con la melodía de "Mariquilla", mientras del otro lado del Atlántico, nos llegaban las melodías de Los Cinco Latinos desde Argentina y las de los revolucionarios Teen Tops desde México... el primer grupo que sonó en aquellas radios tocando en español temas del naciente y electrizante rock and roll.


No pasó mucho tiempo hasta que los jóvenes españoles quisieran emular aquellos ritmos que brotaban de sus discos y de las sinfonolas.... así, en Valencia, grupos como Los Milos, con Bruno Lomas al frente, y Los Pantalones Azules alegraban las veladas musicales de la ciudad levantina y en Madrid, Los Estudiantes, con unos adolescentes Fernando Arbex y José Barranco, junto a un juvenil Miguel Rios, entonces Mike, hacían sonar sus temas frente a jóvenes que compartían con ellos su entusiasmo por aquellas canciones. De la costa mediterránea también llegaban las canciones que Los Rocking Boys desgranaban y Lita Torelló se convirtió en una de las primeras chicas ye-yé de la historia de nuestro pop.


De Barcelona también, como la propia Lita, vinieron Los Sirex, reyes de los guateques y las boites y Los Mustang, grandes vendedores de EP's, llegando a vender sus versiones en español de Los Beatles más que las originales. Valencia proseguía aportando grandes grupos como Los Huracanes y de mucho mas lejos, de la caribeña isla de Cuba, las Hermanas Benitez y Los Rivero nos entregaban sus cálidos ritmos en cada actuación. Así llegamos al final de la década prodigiosa, con los registros de Los Gritos, al frente de los que estaba Manolo Galván, y las de Los Buenos, ambos grupos influidos por las nuevas tendencias musicales inglesas, el rock progresivo y el podero¬so blues-pop. Por su parte, varios de Los Pekenikes experimentan nuevos horizontes con Taranto's.


Los años setenta ya se preveían con una fuerte influencia de los solistas, generalmente procedentes de grupos en disolución, como Daniel Velazquez, ex-componente de Cefe y Los Gigantes, y Julián Granados, recien abandonada la disciplina de Los Buenos. En esos años es cuando surge la primera generación de cantautores, influidos por el folk americano y la "chanson" francesa... así tenemos a Vainica Doble, Aguaviva, Pablo Guerrero, Victor Manuel, Patxi Andión, Victor y Diego, Las Madres del Cordero, Ana María Drack ó María Ostiz, que van tiñendo de contenido social, y en algunos casos, claramente políticos, los versos de sus canciones.


La música pop, por su parte, se orienta hacia los solistas atractivos, con imagen, en clara orientación hacia el público femenino, devorador de ídolos, así surgirán Lorenzo Santamaría, Miguel Gallardo, Basilio, Tony Landa y el gibraltareño Albert Hammond, que regresa de Estados Unidos con un impresionante bagaje de canciones que, primero en ingles, y luego en español, se transforman en grandes éxitos populares. No son buenos años para los grupos, a pesar de la explosión de la llamada "canción del verano" con artistas como Los Puntos, que evolucionarán hasta convertirse en pioneros del rock con raíces. Aun así, tenemos en los setenta las carreras de los mallorquines Javaloyas, Lone Star, en una difícil travesía entre el pop, el rock, el jazz y el soul; y de artistas difíciles de encuadrar, como José Luis Blume, a medio camino entre el blues y el pop; Sherpa, con influencias de Paul McCartney, pero con su propio estilo, muy distante de sus siguientes pasos en Barón Rojo. Bruno Lomas, por su parte, hace una transición del rock al pop, haciendo de sus discos en los setenta un extenso muestrario de los estilos dominantes en las listas. Por último, Ana y Johnny dan los primeros pasos de lo que se vino a llamar "pop erótico", ya metidos en plena transición democrática.


La segunda edad de oro del pop español comienza a dar sus primeros pasos con el asentamiento democrático que supuso la Constitución Española, recién aprobada, Medina Azahara son heraldos del rock con raíces, acompañando a Alameda y otros grupos en la fusión del rock y el pop con la tradición musical española. En Madrid, la llamada "movida madrileña" hace su aparición, teniendo en Rubi y Los Casinos una de sus mas importantes referencias musicales. Cadillac, por su parte, desgranan un pop elegante que es del agrado de la gran multitud de compradores de sus discos. Para terminar, no olvidemos que siguen surgiendo cantantes melódicos en la linea de los grandes clásicos, y que Valencia sigue siendo semillero de éstos. Como muestra, un botón, la carrera de Francisco, desde "Latino" hasta nuestros días.



Fuente: Rama-Lama





Image Hosted by ImageShack.us

martes, 14 de septiembre de 2010

Pic-Nic (1968 - 1968)


Pic-Nic

Los orígenes de Pic-Nic los encontramos en el grupo Vytas Brenner Quartet, formado por dos hermanos venezolanos, Vytas y Haakon Brenner, guitarrista y bajista, respectivamente, el batería Jordi Sabatés y la segunda guitarra a cargo de Toti Soler. Ensayaban en el sótano de una antigua farmacia barcelonesa situada en Via Laietana, y en la pensión donde vivían los hermanos Brenner también lo hacía una mujer. Al conocer que estos tenían un grupo, les comentó que la hija de una amiga suya sabía tocar la guitarra y había compuesto algunas canciones, y estos no pusieron ningún impedimento en que fuera a verles ensayar y que tocara algunos de esos temas. La chica en cuestión era una londinense de madre canaria que había pasado su infancia en los Estados Unidos; su nombre, Jeanette.


Un día, al salir del colegio, se fue a verles ensayar y quedó encantada con lo que oyó. A continuación les tocó sus propias canciones, una de ellas “Cállate niña”, tema que Jeanette había compuesto con tan sólo catorce años y provista de tres acordes. Conectaron rápidamente y la aceptaron en la formación. Puesto que ya no eran un cuarteto, decidieron cambiarse el nombre, y a partir de ese momento pasaron a llamarse Brenner's Folk, dejando a las claras cuál era su mayor influencia: el folk-pop encabezado por gente como Donovan, The Mamas & The Papas, o Peter, Paul & Mary.

Con este mismo nombre sacaron un EP homónimo con EDIGSA cantando íntegramente en catalán, y cuando todo parecía que empezaba a funcionar, la familia de Vytas y Haakon se vuelve a Venezuela. El resto del grupo decide tirar hacia adelante, y entran la banda el mexicano Al Cárdenas a la guitarra rítmica, e Isidoro de Montaberry al bajo.


Elaboraron un repertorio en inglés y fueron a Radio Juventud, donde convencieron a un técnico de sonido para que les grabara una maqueta, con la cual sorprendieron al comentarista musical Rafael Turia, que se convirtió en su manager y adaptó al castellano las canciones. También hizo las gestiones oportunas para que el productor Rafael Trabucchelli les escuchara. Al oirla, pensó que eran un grupo estadounidense por su propuesta folk-pop, algo inédito en el panorama musical español, y se interesó inmediatamente por ellos. Fue a verlos tocar a un concierto que dieron en Barcelona y no dudó en contratarlos para Hispavox. Con el contrato llegó también, por razones comerciales, el cambio de nombre, naciendo entonces Pic-Nic como tal.

A finales de 1967 sacaron su primer single, “Cállate Niña / Negra Estrella” (Hispavox, 1967), y con el que consiguieron el éxito inmediato, logrando ser número uno de las listas de éxitos españolas durante nueve semanas. Debido a ello editarían incluso un single en inglés para el mercado internacional, "Hush, Little Baby" (Hispavox, 1968).


Posteriormente sacaron dos singles más. El primero de ellos incluía “Amanecer / No Digas Nada” (Hispavox, 1968) y el segundo, “Me Olvidarás / Él es Distinto a ti” (Hispavox, 1968), que aunque no lograran el mismo éxito que el primero, supusieron el lanzamiento de su único LP, “Pic-Nic” (Hispavox, 1968), donde se incluían, entre otros, todos los temas aparecidos en los singles lanzados anteriormente en el mercado nacional.

Luego vinieron los problemas. A pesar de la repercusión que tuvieron, se pudieron prodigar poco en directo, ya que Jeanette seguía yendo al colegio y las monjas de allí alertaron a su madre de que faltaba mucho a clase (debido a las grabaciones con el grupo y a los programas de radio y televisión a los que eran invitados), y esta la prohibió seguir con la aventura. Además, no había una total conexión entre todos, cada uno con ideas propias imposibles de acomodar al gusto general, lo que desembocó en la disolución del grupo.

Pic-Nic - Cállate niña

Posteriormente se reeditó el disco, pero la verdad es que en vez de servir como reivindicación, sólo fue una campaña de marketing de Hispavox: primero cambiando el título del disco por el de “Cállate Niña”, debido a que mucha gente les conocía sólo por esa canción, y después porque fue utilizado como lanzamiento de la carrera en solitario de Jeanette. A pesar de la relativa repercusión, no hubo grandes beneficios económicos para el grupo. Una de las razones puede ser la expuesta por Jeanette: “Firmamos un contrato sin apenas asesoramiento. Algunos empresarios también nos tomaron el pelo, quizás porque nos veían como niños”. Después de Pic-Nic, algunos miembros siguieron vinculados en la música: Jeanette fue lanzada al estrellato con “Soy rebelde”, mientras que Toti Soler, Jordi Sabatés e Isidoro de Montaberry formaron parte de Om.
Fuente - lafonoteca.net

martes, 13 de julio de 2010

LOS SIREX (1959 - 2010)



Los Sirex

En junio de 1959 tres chicos que vivían en los aledaños de la Gran Vía de Barcelona forman un conjunto para imitar los éxitos rocanroleros que venían de los Estados Unidos. Son Guillermo Rodríguez Holgado (bajo), Manolo Madruga (guitarra solista) y José Fontseré (guitarra rítmica). Deciden desde el principio denominarse Los Sirex, nombre propuesto por Guillermo, que trabajaba en la fábrica de gafas de su padre y le gustó esta palabra que nombra un hilo de ajuste de los cristales a la montura.


Por el grupo pasa algún batería hasta que se queda como fijo Luis Gomis de Pruneda. En esa época el cantante es Santi Carulla, con el que se presentan al concurso de noveles “El Show de las 2” (Joaquín Soler Serrano) de Radio Barcelona. Quedan segundos tras un grupo instrumental llamado Los Mustang y Santi se va con ellos. Algún tiempo después Sirex y Mustang serían los dos grupos más emblemáticos de la Ciudad Condal y sus respectivos fans rivales a muerte. Buscan un nuevo cantante y se fijan en Antonio Miquel Cerveró (Leslie), que pronto se convertiría en el líder y portavoz del grupo.


En 1961 se presentan en El Pinar, una cita obligada para los conjuntos barceloneses de la época. El Pinar era una especie de explanada semicubierta en la que una autoescuela hacía sus prácticas, pero que los domingos ofrecía actuaciones de grupos musicales a las que asistían en ocasiones más de mil personas. Allí se consagran como ídolos jóvenes y son contratados en varios barrios para amenizar sus fiestas. En esa época Los Sirex visten de cuero, se tiran por el suelo, ponen poses de rockers made in USA, aunque eso vaya en perjuicio del sonido y los guitarristas den una nota por otra, detalle de escasa importancia en este asunto del rock bronca. Sus letras tienen algún problema de censura, su fama les precede y varias casas discográficas rechazan al grupo.


Aparecen en la película “Superespectáculos del Mundo” (Germán Lorente, 1963), que recorre los espectáculos de variedades de la noche barcelonesa. En el poster de esa peli aparecen anunciados como “Los Sirex y sus Guitarras Eléctricas”. En esta cinta interpretan el tema “Muchacha bonita”. Algunos jóvenes van a las tiendas de discos a comprar esa canción, pero el disco no existe. Por fin, Vergara los ficha y a principios de 1964 aparece su primer EP con dicho título como estrella.

LOS SIREX - MEDLEY

Los Sirex cambian sus cazadoras de cuero por trajes al puro estilo mod, van abandonando el rockabilly inicial y se adaptan a los gustos beat que imperan en el momento, aunque manteniendo un inconfundible estilo y evitando en lo posible hacer covers de grupos ingleses, aunque en sus inicios no tuvieron más remedio que tragar con la costumbre impuesta por las casas discográficas de versionear en español temas que habían triunfado en los mercados anglosajones. Su potencial reside en su cantante Leslie y tras él, siempre en la sombra, Guillermo Rodríguez, bajista, compositor y arreglista de todos los temas del grupo. Un músico, éste último, de planteamientos instrumentales tan sencillos como efectivos, cuya sorda labor ha sido reconocida y valorada muchos años después por las nuevas generaciones de músicos.
A esa “Muchacha bonita”, siguen otros como el memorable “San Carlos Club”, en el que con la música de “Route 66” de Chuck Berry desarrollan un homenaje al lugar donde actuaban habitualmente. Ésta y otras canciones primerizas colocan al grupo en la primera fila de los grupos nacionales, pero les falta algo. Ese algo se lo va a proporcionar un compositor profesional, Laredo, que presenta, a través de la editora Músicas del Mundo una especie de copla titulada “La escoba”. Al grupo no les gusta nada. Leslie modifica la letra y Guillermo, a regañadientes, acepta hacer un arreglo moderno. El resto ya es conocido: nº 1 absoluto en 1965 y uno de los temas más populares del pop español de todos los tiempos. En la cara B de ese mismo disco, uno de los mejores temas de la banda: “El tren de la costa”. Este EP supera los cien mil ejemplares. En 1965 se calcula que el número de tocadiscos en España debía andar por medio millón o poco más. Así que calculen cómo sería el tamaño del éxito.
Entre 1964 y 1966 la actividad de Los Sirex es frenética. Actúan casi todos los días, con eventos tan importantes como el Festival en el Palacio de los Deportes de Barcelona junto a grupos como los suecos Spotnicks, Los Mustang, Los Diablos Negros y Lone Star. En julio de 1965 telonean a The Beatles en su única actuación en Barcelona. Cómo sería la actividad desplegada por el grupo que, tras esta histórica actuación, no se quedan a escuchar a los cuatro de Liverpool, sino que salen pitando hacia Calella, donde tocan tres horas después. En 1966 actúan en el Palacio de los Deportes de Madrid en el Festival de Ídolos que recoge los que se consideraban cinco grupos más famosos de la época: Los Relámpagos, Los Sirex, Los Mustang, Los Bravos y Los Brincos. También en esa época permanecen actuando casi a diario en Madrid, concretamente en la sala Imperator. Ahí comenzará una especial relación del grupo con la capital de España, a la que muchos años después dedicarían un disco. Por si todo esto fuera poco, se suceden los discos con canciones de éxito como “Que se mueran los feos”, que también alcanzaría el puesto cabecero de las listas, “Que bueno, que bueno” y ya en 1967 “Brindis” y “Faldas cortas, piernas largas”.
A partir de 1968 la estrella Sirex comienza a declinar un tanto, aunque todavía editarán trabajos tan importantes como un single con dos versiones magistrales: “¡Fuego!" y "Soy tremendo”, que de nuevo les auparán a los primeros puestos de éxito y ventas. En 1969 realizarán una larga gira por Sudamérica junto a Joan Manuel Serrat y Marisol. En 1971, en vísperas del nacimiento de la primera hija de Leslie y tras la retirada el año anterior de Luis, el batería del grupo, Los Sirex echan el telón para dedicarse a los negocios.
Pero ocurre que cuando se es un purasangre no hay más remedio que galopar. En 1977, en plena fiebre revival, el productor Gay Mercader reúne en el Palacio de los Deportes, bajo el título de “Hasta Luego, Cocodrilo”, a Los Sirex, Los Mustang, Los Gatos Negros, Los Salvajes y Los Cheyenes. A la cita acuden 18.000 personas. Los Sirex se animan y vuelven a la carretera, con el único cambio sobre el quinteto original del guitarrista Juanjo Calvo en sustitución de Manolo Madruga.
En 1978 Los Sirex, que tras su regreso apenas han actuado unas pocas veces, son invitados a participar en el Festival Canet Rock 78, alternando con la flor y nata de la música progresiva española más grupos como Tequila, Ultravox o Blondie. Su actuación está programada a las 7 de la mañana, hora infame reservada normalmente a grupos catalanes de segunda fila. Cuando Los Sirex arrancan con “El tren de la costa”, miles de jóvenes somnolientos abandonan precipitadamente sus tiendas de campaña, frotándose sus ojos y sus oídos. La leyenda Sirex queda allí escrita y una nueva generación ovaciona a ese grupo que alguna vez oyeron mencionar a sus padres. Después, varios LP en distintos sellos, actuaciones habituales en los veranos catalanes, antologías de su obra que venden miles de ejemplares y otra vez entre los diez primeros de las listas de ventas en 1980 con su single “Maldigo mi destino”.
Después de su reaparición, Los Sirex dan un nuevo impulso a su carrera: discos, actuaciones por toda la geografía española, televisiones pero a un ritmo pausado, casi elitista. Tocan por el placer de hacerlo y sin la ansiedad por triunfar de sus primeros años o la necesidad de sostenerse en la cima de la ola de sus años de éxitos. Siguen componiendo nuevos temas, más maduros, mientras son reivindicados por grupos como Los Negativos o Loquillo. A partir de la inauguración en Barcelona de la discoteca Shadows en 1985, con el fenómeno del «revival» la música de los 60 vive una segunda juventud. Muchos grupos vuelven a ensamblarse y a recuperar el tiempo perdido, y Los Sirex, que no han dejado nunca de trabajar, están en una posición inmejorable para liderar los ránquines de público con sus actuaciones. La bola de nieve vuelve a acelerarse y Los Sirex aumentan el número de sus actuaciones exponencialmente.
Las fiestas mayores se llenan de «noches de los 60» y reclaman a los mejores para actuar en ellas. El 11 de diciembre de 1997 se hace en la sala Luz de Gas de Barcelona una presentación histórica: la gira conjunta de los dos grupos de Barcelona considerados más antagónicos de los 60: Los Sirex y Los Mustang. Juntos, en un espectáculo de más de dos horas, consiguen revolucionar el panorama revival del país. Las giras se suceden año tras año, cada vez con más éxito.
En 2005 Los Sirex intervienen en el festival 60x60 en el Palau Sant Jordi de Barcelona frente a un público intergeneracional que llena el Palau. El éxito de la convocatoria es extraordinario. En el año 2007 actúan en el Barcelona Teatre Musical un domingo por la mañana en recuerdo a las famosas ‘matinees’ de los 60, y en 2008 repiten Sant Jordi con el festival 60x70.
Los Sírex cumplen 50 años
Año 2009: Los Sírex, 50 años 50 canciones es el título del nuevo digipack con el que el quinteto barcelonés quiere celebrar el medio siglo de actividad de la banda, fundada en 1959 por el bajista Guillermo Rodríguez Holgado. El digipack, editado por OKRecords, incluye un doble CD con los temas más representativos de la historia de Los Sírex, parte de los cuales han sido regrabados para la ocasión, mientras que otros, mayoritariamente de la etapa posterior a 1978, se han mantenido en sus versiones originales. Además incluye también un DVD con un documental sobre la historia del grupo con gran cantidad de material inédito procedente de los archivos particulares de los miembros del grupo y de TVE y un libreto con la historia de Los Sírex contada por sus miembros.
El 30 de octubre 2009 se presentó en la librería Bertrand de Barcelona “Los Sirex. 50 años de historia que ni La Escoba ha podido barrer”, el monumental libro que nuestros compañeros Àlex Oró y Javier de Castro han tenido a bien escribir sobre los gloriosos Los Sirex. La presentación del libro tuvo algo de especial pues contó con la presencia no sólo de los actuales miembros de Los Sirex –excepto Juanjo Calvo, que no pudo acudir a la cita–, sino también con el histórico Manolo Madruga, que se desplazó de Alemania; con el guitarrista Salvador Ros, llegado desde Zaragoza; y con el saxofonista Ovidi Gutierrez; también estuvo la viuda de Rafa Carrasco, segundo bateria del grupo. Y cómo no, Guillermo, Leslie, Luis y Pepe. De la presentación del acto se encargó el periodista Marc Vicens. En la foto, y de Izquierda a derecha Ovidi, Guillermo, Manolo, Àlex Oró, Salvador, Leslie, Pepe y Javier de Castro.
Los Sirex en la actualidad Aunque les deseamos a los Sirex muchos años de conciertos más, somos conscientes de la incertidumbre de no saber si se retiraran en los próximos años, asi que es una buena oportunidad, no de recordar sus canciones porque no creo que a nadie se le hayan olvidado, pero si de revivir aquellos momentos en los que sonaban de fondo. Ojalá que esta biografía sirva a los más jóvenes para descubrir un conjunto indispensable que llevó, y lleva, el rock en las venas. Los Sirex, un grupo de buenos músicos y de buena gente. Por mucho que rebusquemos en archivos y entrevistas, no encontraremos ningún comentario negativo sobre ellos. Por algo será.
SIREX COLECCIÓN - VOLUMEN 1








SIREX COLECCIÓN - VOLUMEN 2








Image Hosted by ImageShack.us
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...