martes, 19 de abril de 2016

VA Exitos de 1966 [CD EMI] (1989)

http://i.imgur.com/gHAHA9q.jpg
Clic en la imagen para agrandar

http://i.imgur.com/tkfhLiC.jpg
Clic en la imagen para agrandar


Desde la aparición de los Brincos, con un sonido comparable al que empleaban los grandes grupos anglosajones, la industria del disco española intentó una y otra vez la conquista de los mercados internacionales. Y lo fue consiguiendo poco a poco utilizando diversos procedimientos. Aunque los Brincos grabaron en inglés, francés e italiano, su mayor éxito del 66 fue en español: Un sorbito de champán. Pero surgió un grupo rival, los Bravos, que contaban con un vocalista alemán llamado Mike Kennedy, que sí lograron imponerse en las listas británicas, luchando contra Beatles, Rolling, Animáis o Kinks. Su Black is black, compuesto por autores australianos y cantado en inglés, fue número dos en Inglaterra y número uno, naturalmente, en España.

Además de ellos, el Dúo Dinámico firmó su último año triunfal con un Amor amargo. Cerraban con ello un amplio ciclo de siete años de triunfos, el más largo y con mayor número de éxitos de grupo español alguno hasta la llegada de Mecano. Claro que el Dúo Dinámico reapareció veinte años después con un éxito similar, y de Mecano aún no se sabe qué ocurrirá en el 2015. Un estudiante de medicina de origen hindú, que se llamaba Kuldip y se apodaba Príncipe de la Luz, logró un inesperado éxito con Ojos de España, adaptación del Spanish eyes del compositor germano Bert Kaempfert. Y Micky y los Tonys lograban su primer éxito propio con una delirante canción titulada La gallina.

Pero también fue un gran año de descubrimientos, con una solista madrileña llamada Massiel, hija de un conocido representante artístico, que saltó a la fama descubriendo a la vez a nuevos compositores jóvenes. Primero fue Manolo Díaz, que firmaba Rufo el pescador, la canción con que se presentó al Festival de Mallorca, y Luis Eduardo Aute, que le dio Rosas en el mar, su primer éxito popular. Luego estaban los Mustang, que descubrieron por fin la que iba a ser su mina de oro' particular: las versiones de los Beatles. Su Submarino amarillo tuvo más venta en España que el de sus propios autores. Los Pekenikes se decidieron definitivamente por las composiciones instrumentales, y con Hilo de seda empezaron una segunda carrera triunfal.

Pero no podemos cerrar el comentario sin hablar de Eurovisión. Este año nos representó Raphael con Yo soy aquél y consiguió un honroso sexto puesto. Por fin abandonábamos la última posición. Y el dúo formado por la entonces juvenil Rocío Dúrcal y el «cantante de la voz de arena», como se conocía a Jaime Morey, que interpretaron el tema central de la película Acompáñame. Precisamente Jaime Morey representaría años más tarde a nuestro país en Eurovisión. pero con un resultado más bien discreto. Entonces, en 1966, era todavía una interesante promesa.





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...