domingo, 17 de enero de 2016

Juan Pardo - Soledades [LP Hispavox] (1971)

http://i.imgur.com/k7ATywZ.jpg
Clic en la imagen para agrandar

http://i.imgur.com/v121keu.jpg
Clic en la imagen para agrandar

http://i.imgur.com/Qk2NwTO.jpg
Clic en la imagen para agrandar


Juan Pardo [Clic]

Diríase que en los primeros años de su carrera como solista Juan Pardo vive aquejado de doble personalidad, dependiendo la velocidad de giro del disco en cuestión. Existe un Pardo comercial y horterilla en general, destinado a los sencillos, y otro Pardo cantautor, intimista, romántico y un punto crítico que se mueve a 33rpm. De este segundo procede este LP del que solo bastantes meses después se sacaría un single.

Los dos primeros cortes nos presentan ritmos bien distintos. La melancólica y formal “Soledades” y la desmadrada y hasta violenta “Quise por querer”, una excelente canción con tintes autobiográficos y un ritmo de locura sustentado por una batería sobresaliente. En la siguiente pista perdura el tiempo rápido, aunque la melodía carece del atractivo de la canción anterior. “Y qué importa” está entre lo más flojo, incluso mediocre, de este buen LP.

Con “Mendigo de amor” vuelta a los violines y la melodía que, gota a gota, transmite calma y horizontalidad. “Muchachita Mary” tiene uno de esos inicios de mosqueo que tanto uso Juan. A un piano clásicamente dramático, le sigue una pachanguita soleada y caribeña, cantada a dúo con una voz femenina.

“Un año más” es un grandioso edificio, cuyos planos resultan sospechosamente parecidos a los de la monumental “The sun ain’t gonna shine anymore” de Walker Brothers.

“Noreen” es un tema en inglés, idioma en el que algo más tarde se prodigaría. No esta entre lo mejor del disco. Un disco, por cierto, grabado enteramente en Londres bajo la producción y dirección de David Pardo, que a pesar de su nombre y apellido es un músico y director de orquesta inglés, y que en esta ocasión hizo un trabajo bastante superior al que él mismo dirigió en “Juan Pardo” (Novola, 1969).

Cierra el disco una larga “Eva” de más de siete minutos de duración, que el cantante convierte por momentos en una perorata sentimental inaguantable. Mal final para un álbum muy digno, razonablemente variado y bien interpretado.

Fuente: Julián Molero - lafonoteca.net






No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...