lunes, 8 de septiembre de 2014

Los Catinos - Grandes Éxitos De Los Catinos (1998)

Clic en la imagen para agrandar

Clic en la imagen para agrandar


Los Catinos:

Nos encontramos con uno de los conjuntos pioneros en Barcelona. Eran músicos de Conservatorio y ya en 1961 viajan a Madrid junto a Los Pájaros Locos y el Golden Quarter para participar en un festival organizado por el S.E.U. (Sindicato Español Universitario), organización de afiliación forzosa para los universitarios de la época. Actúan junto a los tres conjuntos madrileños más conocidos -y casi los únicos-, Los Pekenikes, Los Estudiantes y Los Blue Boys. Por entonces se hacen llamar Los Ticanos.

En 1962 alteran el orden de las sílabas de su nombre y pasan a denominarse Los Catinos. Por entonces son Manolo Vehí (cantante), José Antonio Muñoz (bajo), Jordi Casas (piano y órgano), Marcelo Pinilla (guitarra solista), Fernando Luna (batería) -que antes había estado en Los Blue Stars- más un sexto componente no identificado que se ocupaba de la guitarra rítmica y que solo participaría en la grabación del primer EP: “Sag Warum / Naciste Para Mí / Todos los Chicos y Chicas / Se Oculta el Sol” (Vergara, 1963). Un disco que funciona aceptablemente y que permite al grupo afianzarse entre la mucha competencia que empezaba a haber en su ciudad.

En una entrevista que apareció en el número de abril de 1964 en la revista Fonorama, ellos mismos definen su estilo: “Somos un conjunto distinto a todos, más melódico, menos hecho para festivales, pero el público nos respeta”. Por ese tiempo, participan en una muestra de conjuntos catalanes celebrada en el Palacio de los Deportes de Barcelona junto a Los Mustang, Los Sirex, Conjunto Mangas Verdes, Los Telstar, Los Gatos Negros y Los Blue Stars. En dicha entrevista señalan estar muy contentos de su tercer EP: “Ciudad Solitaria / Cae la Nieve / Siempre a Tu Lado / El Primer Beso” (Vergara, 1964).

Su repertorio se basó durante casi toda su carrera en versiones castellanas de temas italianos y franceses. Con el tiempo derivaron hacia la música inglesa, pero siempre pisando el terreno de la música ligera y las baladas. Una música sin estridencias para una presencia más que conservadora. Siempre encorbatados y enfundados en trajes clásicos. En su primera época llevaban un escudo bordado sobre el bolsillo superior de la chaqueta. Su aspecto se acercaba más a un veterano equipo de esgrima o equitación que a un grupo pop. La imagen más recordada del grupo es la de su orondo vocalista. Sus rivales directos eran Los Mustang con los que compartían su sed versioneadora. En bastantes ocasiones grabaron las mismas canciones. Aunque Los Catinos grabaron una buena cantidad de discos y mantuvieron su carrera durante toda una década, nunca lograron las ventas de las huestes de Santi Carulla.

El quinteto se mantuvo sin excesivos cambios a lo largo de los años, con la excepción del teclista Manuel de los Ojos, que sustituyó a Jordi. También hubo cambio de discográfica y en 1967 recalaron en Belter, un sello más cercano a sus características y repertorio poco dado a modernidades. Al año siguiente, vivirían su mejor momento de ventas con apariciones en televisión y con tres EP sucesivos que mantendrían un tirón comercial importante.

Fueron siempre un grupo de segunda fila que no llegaron a pisar los puestos punteros del hit parade, pero que mantuvieron unas ventas fijas aceptables en casi todos sus discos. Entre los más destacados en cuanto a popularidad podemos señalar. “L’Inmensita / Cuore Matto / Dove Credi di Andaré / Gi” (Belter, 1967) y “La Balada de Bonnie and Clyde / Canción Para Ti / La Tramontana / Deborah” (Belter, 1968).

Su popularidad decreció a partir de 1970 y aún estiraron su actividad discográfica hasta 1973. En la década de los 90 se apuntarían a la fiebre revival que sacudió todo el país y muy especialmente Barcelona. Volvieron a reunirse para grabar el CD: “Canciones Románticas” (Divucsa, 1991). Todavía hoy, medio siglo después de sus primeras apariciones, actúan casi todas las semanas en la sala Tango de su ciudad donde desgranan esas canciones románticas de toda la vida para parejas de baile muy unidas.

El Disco:

Existen tres recopilatorios de la obra de Los Catinos. Ambos tienen contenidos similares. Se trata de recoger el espíritu romántico del grupo, cosa que éste consigue plenamente. En él se incluyen veinte canciones bien escogidas del amplio repertorio de este conjunto. Cuenta además con la ventaja de incluir tanto temas grabados para Vergara como para Belter, que marcan las dos partes de su carrera.

Fuente: Julián Molero - lafonoteca.net




Image Hosted by ImageShack.us

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...