viernes, 27 de noviembre de 2009

TONY LANDA (1970 - 1978)


Tony Landa, nacido en Bilbao, en 1948, Jose Antonio Satiesteban, pasa por varios grupos olvidados antes de entrar en "Los Mitos".

Con su pop agradable, "Los Mitos" dieron el salto desde su Bilbao natal, para extender su fama y sus melodías desde el País Vasco, a toda España, e incluso colocar su colección de canciones también en Hispanoamérica. El grupo, se basaba en la voz de Tony, acompañado por Carlos Zubiaga, quien hacía doblete a la guitarra rítmica y al teclado; Oscar Matía, -bajo-; José Ignacio-guitarra solista-; y Paco a la batería. Comenzaron a tocar juntos en 1966, bajo el nombre de "Los famélicos". El 8 de Abril de ese mismo año, cambian su nombre por "Los Mitos", y pronto Rafael Trabuchelli, les ficha para Hispavox.

Cuando Vuelvas - Los Mitos 1968


Su single de presentación, "Cuando vuelvas", fue uno de los grandes temas de 1968, con unos arreglos vocales que algunos críticos asociaron con los Beach Boys californianos. En las canciones que crearon Los Mitos en aquellos años, alejadas de compromisos sociales o políticos, se podía apreciar la influencia de la música soul, que arrasaba en Estados Unidos.

Cantemos Así (Aleluya) - Los Mitos 1968


Su segundo single, "Cantemos así, aleluya ", hace que comiencen a ser populares. Pero sería al año siguiente, cuando la canción "Es muy fácil ", con su pegadizo estribillo, arrasa en todo el pais, llegando incluso hasta Norteamérica. A continuación, editan "Me conformo", el último sencillo del grupo con su cantante original, que ya está preparando su lanzamiento como solista.

Es Muy Fácil - Los Mitos 1969


En la Semana Santa de 1970, y tras un concierto de despedida con el grupo, Tony Landa (nombre artístico elegido por los fans en un concurso radiofónico, a partir de su nombre y segundo apellido) lanza su primer disco en solitario con el tema "Tan feliz", canción que sigue la línea de sus interpretaciones con "Los Mitos"... En su presentación, en la sala Holliday, de Bilbao, Tony estuvo acompañado por los componentes del grupo "Amarga experiencia", un trío vocal, y doce profesores de la orquesta Sinfónica de Bilbao. A falta aún de repertorio propio, Tony echó mano de temas americanos como "Algo se quema" y "Ruby, No juegues con fuego", de Kenny Rogers, "Pequeñas manzanas verdes", "Something", y algunas canciones suyas que irían apareciendo en siguientes discos, como "Momentos junto a ti". Su incorporación al servicio militar, supone una interrupción forzosa de su carrera musical.
Hispavox insistió y a las pocas semanas de cantar por última vez con Los Mitos ya había disco de Tony Landa, convertido en voz solista, en el mercado. El estilo no difiere en exceso de lo que había grabado con su grupo. Mayor presencia orquestal y una búsqueda de mayor brillantez en la voz. Sin embargo, en este disco vamos a escuchar aún a Tony haciendo algo parecido a pop. Entendámonos, un pop suave y comercial en la línea de Tony Christie, que por entonces estaba haciendo furor. Una canción bien pensada para ser un hit inicial, pero que se iba a quedar a menos de medio camino de su empeño. La otra cara viene encomendada a una balada de violines. Una versión del famoso “Let it be me” grabada por todo crooner que se precie y alguno tirando a despreciable. Tony va ademostrar algo que ya estaba claro desde años atrás y es que era poseedor de una magnífica voz de tenor, plena de fuerza y con buena afinación. En resumen, un buen disco para un debutante en estas lides solitarias, que no acabó de encontrar la abertura del bolsillo del comprador a pesar de venir avalado por la contrastada comercialidad de Los Mitos y por unos estimables -para la época- gastos en propaganda.
Tony Landa - Tan Feliz - Tu Amor Por Mi 1970


Regresa en 1972, Colgar el uniforme militar y triunfar fue todo uno. Ramón Arcusa y Manolo de la Calva, los Manolo y Ramón o Dúo Dinámico de toda la vida construyeron una especie de balada genérica tanto en su letra como en su música. Una canción tópica sí, pero excelentemente construida y a la altura de lo mejor del género a nivel internacional. Tony Landa triunfó y se vio ya encasillado para los restos en la canción melódica más romántica. Un par de meses en el top 10 nacional, muchos discos vendidos, apariciones televisivas y una forma de abrir la lata del codiciado mercado sudamericano, donde se editó y se vendió muy bien. A destacar la instrumentación y la línea melódica del tema, la voz peca un tanto de plañidera, pero se adapta muy bien a lo que se le reclamaba en aquellos momentos. En la cara B, Tony Landa incluye una composición propia también cortada en sus arreglos con las mismas tijeras que la otra cara. Aquí tira de vozarrón en la línea de, por ejemplo, un Nino Bravo. Una buena voz al servicio de un tema que no pasa de regular.

También en 1972 su primer LP, un long play pensando en el futuro en el que todos los temas, excepto el exitoso “Una Sencilla Canción de Amor” (Hispavox, 1972), son novedades. La apuesta de Hispavox por Tony Landa no se para en barras y confía en él también como autor, ya que es el firmante en letra y música de la mayor parte de los temas. Suyo es el primero de los temas “Un adiós”, que sería también publicado en el formato pequeño. Un buen tema que se mueve entre el dinamismo alegre y popero y el anquilosado estilo melódico que entonces tanto se llevaba. Conjuga relativamente bien ambos impulsos y consigue un medio tiempo que se escucha sin problemas y tiene algo de rejuvenecedor, a pesar de su letra de despedida. Esto de las despedidas no es cosa nueva en este cantante, pues se pasó ocho años cantándonos y contándonos despedidas y rupturas.


Lanza también en el mismo año un sencillo que mantuvo el tipo en el mercado y su tema principal se escuchó mucho en las radios de la época y supuso alguna aparición televisiva de un cantante que entonces llevaba su carrera con el viento a favor. Uno de los mejores temas del disco: "Un Adiós" (Hispavox, 1972)

1973 Tras un single que se vendió muchísimo y otro que aguantó el tipo y anduvo también en las listas de ventas, "Deja Entrar la Claridad" y "Ayúdame", no tuvo el éxito esperado

Nuevo single 1973: "Un Día Te Perderé" y "Y Te Voy A Decir" En vista de la flojedad de los anteriores temas compuestos por el propio cantante, aquí se decide acoplar dos temas ajenos muy poco conocidos. El primero de ellos es “Untill it’s time for you to go” de la folclorista norteamericana Buffy St. Marie en una versión casi irreconocible que la convierte en otra balada más de su repertorio. Tampoco este disco logró atinar con la tecla del triunfo y Tony Landa siguió su lenta caída hacia la nada musical, a base de repetir los mismos arreglos en melodías que, además, guardaban ciertas semejanzas con otras anteriores.

Año 1974: Como la esperanza es lo último que se pierde, se encomienda ahora al veterano autor y cantante Juan Erasmo Mochi y graba uno de sus temas: “Aún me queda la esperanza” con el que va a empezar a remontar una carrera que parecía abocada a terminarse. Sigue siendo una balada romántica de las de toda la vida; sin embargo, ahora la voz de Tony viene arropada por un coro femenino, los arreglos son menos estridentes y parece que lo peor de su trayectoria ha pasado.

Año 1975: Tras dos años sin catar el pastel del éxito y perdiendo caché cada día, otro hubiera tirado la toalla; sin embargo, Tony Landa es un cantante de raza y había apostado su vida a la canción en un todo o nada. A partir de este disco va a remontar su carrera. Su presencia en el Festival de Mallorca le va a sentar bien y, aunque excesivamente festivalera, “Un barco a la deriva” es una canción de calidad aceptable. Nada del otro mundo, pero un estribillo pegadizo y un aire demodé que sienta muy bien a la voz del cantor bilbaíno. Para la cara B se emplea uno de los temas de su segundo LP: “Si te Acuerdas de Mi” (Hispavox, 1974). Un sencillo que sonó algo más que los precedentes y que marcó un preludio de lo que sería para él un gran año.

Año 1976: Los cantantes a mediados de los 70 acudían a José Luis Perales como el que va a la consulta de joven un médico con fama de curaciones imposibles. La verdad es que el conquense vivía un momento creativo excepcional y componía a diario canciones de una calidad media muy estimable y una comercialidad bien calculada. Al Doctor Perales acude Tony Landa y sale de su consulta con un “Adiós” que lo iba a poner de nuevo en órbita e iba a hacerle llegar al primer puesto de la lista de Los 40 Principales y al top 5 de ventas de singles. Una canción a la que no falta un cierto toque humorístico en su instrumentación, resultona en su desarrollo melódico y con un estribillo que es puro pegamento para el oído. En la segunda receta, quiero decir en la cara B, aparece otro tema del mismo autor, algo más cantamañanista con mucho corito femenino y con un ritmo un tanto indefinido. Con todo, inequívocos toques de Perales en la letra.

Año 1978: Después de un año 1976 cargado de buenas realizaciones y actuaciones en festivales varios, Tony Landa rentabiliza su regreso a las listas de ventas en Sudamérica, donde logra en varios países importantes actuaciones. Chile, Ecuador, Perú conocen actuaciones del cantante y reediciones de sus discos españoles. De regreso en la madre patria y con un pie en el estribo del cambio de actividad pone a girar este single encabezado por la enésima balada de este paradigma del romanticismo más artificioso.

Edita su último disco como solista, cuando se presenta al festival de Benidorm con "Ella era". Más adelante, en 1980, se incorpora al elenco que representa el musical "Evita", en el Teatro Monumental de Madrid, junto a Paloma San Basilio, y Patxi Andión. Tony hace el papel de Magaldi. Una vez fuera de los escenarios, Tony Landa, crea "Amor 2", junto a María Lar, donde interpreta versiones de los grandes temas de Manuel Alejandro. Este proyecto no tuvo continuidad.

En la actualidad, Tony Landa, acompañado de jóvenes músicos, continúa ofreciendo presentaciones de los temas que le dieron mayor popularidad, tanto en solitario, como junto a "Los Mitos".

Fuentes: Varias, la más extensa: Lafonoteca.net




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...